El escenario de la comunicación online de las empresas cambió radicalmente a raíz de la aparición masiva de las redes sociales allá por el año 2010. Anterior a ellas la comunicación era prácticamente unidireccional, es decir, las empresas decían cómo eran a la población y apenas había feed-back en un par de foros y poco más. Las redes sociales han democratizado la comunicación, de manera que la imagen o percepción final de los negocios depende de lo que comunica la empresa y de lo que opinan cientos, miles o millones de usuarios. De ahí el éxito abrumador de las redes sociales hoy en día.

Entonces, ¿dónde quedan las webs hoy en día? ¿Tiene sentido tener una? La respuesta es claramente SÍ. Vamos a darte unos cuantos motivos.

  1. Sigue siendo un escaparate estupendo para esa comunicación unidireccional que siempre nos viene bien, y que no está “contaminada” por la opinión de otras personas. Es donde debe quedar reflejada nuestra filosofía de clínica, comunicar nuestras ventajas competitivas respecto a otras clínicas, un ejemplo de nuestros casos exitosos, etc…

  2. Aunque las redes sociales (Facebook, Instagram, Youtube…) ya casi se acercan como motor de búsqueda a los buscadores tradicionales (Google, Yahoo, Bing…), éstos siguen constituyendo el inicio de la mayoría de las búsquedas on-line. Esto se traduce en que si no estás en Google… ¡no existes! Sobre todo para los más jóvenes.

  3. Tener una web te permite crear un Google MyBusiness que a su vez se enlaza a Google Maps, perfil con fotos (que garantiza que va a ser más visto), información útil como el horario, referencias de pacientes, etc…

  4. Vía de contacto directo alternativo al móvil. Hoy en día existen complementos estupendos para las webs. Uno de los muchos interesantes es tener un canal de chat privado o una aplicación integrada que te conecta directamente con el whatsapp de la clínica. Hay gente que te ve en internet pero no te puede llamar en ese momento o es más de chatear que de llamar, pues para ellos también hay solución. Puedes ver un ejemplo de lo que nos referimos en www.somriuresestudiodental.com

  5. Medir! Gracias a Google Analytics tendremos datos concretos y cuantificados de lo que ocurre en nuestra web. Podremos saber, por ejemplo, qué secciones son las más visitadas y por tanto las que generan más interés. También tendremos acceso a conocer rangos de edad, sexo, geolocalización de los visitantes, etc… Esta información será muy valiosa a la hora de planificar acciones, tanto en la propia web como en otros canales (publicidad impresa, radio, rrss… )

  6. Invierte en tu marca: A diferencia de las RRSS,  una página web puede tener el estilo que decidamos, desde colores, hasta fondos, gráficos, tipografías, animaciones, etc… Por tanto son un soporte imprescindible para que las empresas desarrollen y promocionen su marca tal y como la concibieron y no tal y como les permite Facebook o Youtube.

  7. No pierdas el control: Simplificar toda tu comunicación online a redes sociales implica que estás supeditado a las decisiones de otras empresas. Por ejemplo ¿qué pasaría si por algún motivo Instagram empezara a tener mala reputación por alguna acción ilegal o mala decisión empresarial? ¿O si youtube decidiera que a partir de 2020 va a cobrar por mantener cada video colgado? ¿O si Facebook cierra como pasó con MySpace u otras redes que pasaron de moda? Toodo el trabajo invertido se iría por el desagüe. En una web en propiedad nunca te pasará eso.

  8. Relación coste-beneficio. Aunque el coste de crear una web es muy superior al de abrir una red social, al cabo del tiempo el coste inicial se diluye. Disfrutar de todas las ventajas anteriores (y otras muchas más) con una web una vez creada es prácticamente 0, mientras que el mantenimiento de las redes sociales es (y debe ser) continuo, invirtiendo tiempo y dinero en actualizarlas con contenido de interés todas las semanas.

Resumiendo, aunque es muy tentador abrirse una tarde una cuenta de Facebook de la clínica y dar por zanjado la tarea de comunicar online, hacer marketing online es otra cosa más seria, y realmente debería empezar por tener una web en condiciones.

Dr. Alberto Manzano
Director de Plan Synergia.
alberto@plansynergia.com