Hace un tiempo, leí en una revista americana un texto que hablaba sobre la auto-promoción en la clínica dental, y quiero transmitiros ahora parte de esa información, mi opinión al respecto y cómo debería llevarse a cabo de manera ética y elegante en la consulta.

Cuando empecé a trabajar como dentista hace ya unos cuantos años, la promoción de uno mismo como buen profesional estaba considerado casi como una acción poco ética y reprochable. Era una época en la que las ciudades no estaban inundadas de vallas publicitarias de clínicas dentales ni alfombradas por dípticos promocionando implantes o empastes. Pero los tiempos han cambiado…

Hoy en día, es habitual ver cómo la mayoría de las clínicas se publicitan de alguna u otra manera, algunas manteniendo unos mínimos de ética y honestidad profesional y otras… no tanto. Pero, ¿es el marketing fuera de tu clínica el que te reporta mayor cantidad de pacientes? ¿Y a qué coste? Hay otras muchas formas de atraer pacientes a tu clínica que no pasan por el típico “buzoneo”. Hoy comentaremos el método de la auto-promoción.

Este método tiene las ventajas de ser una forma altamente ética de comunicación, tiene un coste muy bajo y además constituye una forma de educación hacia el paciente y una excelente manera de aumentar el nivel de satisfacción del paciente por el trato recibido (el sector de los negocios “minoristas” lo saben muy bien).

Una buena manera de implementarlo en la clínica es en la cita de revisión post-tratamiento. En esta cita se recuerda al paciente, no sólo su situación inicial (fotos, modelos…), sino también sus inquietudes, miedos y motivo por el que vinieron. Y lo más importante, tenemos la oportunidad de enfatizar el cambio logrado (funcional y estético) y los beneficios (a nivel bucal y en la vida del paciente) que esto conlleva. Además, es una buena ocasión para felicitarles y agradecerles su participación en el tratamiento y por haber confiado en nosotros. Normalmente es una visita muy emotiva y en la que seguramente habremos generado un paciente satisfecho que volverá a confiar en nosotros y, lo más importante, nos recomendará a sus familiares y amistades.

 

 

¿Qué os ha parecido? Sentíos libres de comentar o preguntar cualquier cosa sobre este post.